En marzo de 2022, Apple nos sorprendía con el M1 Max. Uno de los microprocesadores estrella en la familia M1 y principal motor en el MacBook Pro. Una configuración más ambiciosa llegaba con el M1 Max, la verdadera bestia de Apple para competir tanto con Intel como con AMD. Con esto procesador llegaba el soporte para los 64 GB de RAM, aunque el verdadero foco estaba en GPU: Apple se atrevía a compararse con las gráficas dedicadas de alto consumo en portátiles.

Junto a los MacBook Pro de nueva generación y el nuevo Mac mini, Apple estrena ahora los chips M2 Pro y M2 Max, prometiendo flujos de trabajo aún más ambiciosos y con la ambición de ser los chips más potentes y eficientes del mundo para un portátil.

M2 Pro: la fiesta de los transistores

Apple M2 Chips M2 Pro 230117 Big Jpg Large

El Apple M2 Pro está fabricado, de nuevo, en un proceso de 5 nanómetros, en este caso de segunda generación. El nuevo microprocesador cuenta con un total de 40.000 millones de transistores, cerca de un 20% más que los que vimos en el M1 Pro. El ancho de banda repite con 200 GB/s, con hasta 32 GB de memoria unificada de baja latencia.

La configuración de CPU vuelve a contar con dos versiones: una de 10 núcleos y otra con 12 núcleos. En el caso de la versión más ambiciosa, la CPU consta de hasta 8 núcleos de hasta rendimiento y cuatro de alta eficiencia. Más allá de estas cifras, Apple promete un rendimiento en CPU de hasta un 20% adicional respecto a la generación anterior.

En ejemplos prácticos, Apple nos habla de una compilación en Xcode hasta 2,5 veces más rápida y un procesamiento de imágenes un 40% más veloz en apps como Photoshop. Apple no ha sido demasiado ambiciosa comparando rendimiento con la competencia con este M2 Pro, aunque la promesa es la habitual: un procesador mucho más rápido y eficiente respecto a la generación anterior.

La GPU alcanza una configuración máxima de 19 núcleos, tres más respecto a los 16 que encontramos en el M1 Pro. La traducción real, según Apple, nos habla de velocidades gráficas hasta un 30% más rápidas que en el M1 Pro, mostrando su ambición tanto para procesamiento de imagen como para juegos.

M2 Max: una fiesta de potencia

El M2 Max supone la configuración más ambiciosa para los nuevos Mac. La CPU pasa a tener 12 núcleos frente a los 10 de la generación anterior, con GPU de hasta 38 núcleos y un Neural Engine de 16 núcleos. Continúa la fiesta de transistores, con 67.000 millones frente a los 57.000 del M1 Max.

En este caso, el ancho de banda es de 400 GB/s, el doble respecto al M2 Pro y 4 veces más respecto a un M2. En este caso, admite hasta 96 GB de memoria unificada, con el fin de potenciar el trabajo con múltiples aplicaciones de forma simultánea.

La CPU es exactamente la misma del M2 Pro, pero la GPU es notablemente más potente, amén de contar con una caché L2 de mayor tamaño. Se promete hasta un 30% de velocidad gráfica adicional respecto a un M1 Max, y se promete que el MacBook Pro de 16 pulgadas asociado a este procesador tendrá la mejor autonomía jamás vista en un Mac.

En el caso del motor neuronal, el Neural Engine de ambos microprocesadores es hasta un 40% más rápido que la generación anterior. También se prometen mejoras en el ISP de cara a reducción de ruido y computación para mejorar la imagen de la cámara de estos Mac.

Categorías: Tecnología