Sony ha realizado una nueva inversión en Epic Games que en esta ocasión asciende a los 1.000 millones de dólares. Los mismos que ha puesto Kirkbi Invest, el holding propietario de Lego. Es la tercera vez que la compañía japonesa pone dinero en el desarrollador responsable de Fortnite y Unreal Engine, pero nunca antes había alcanzado una cifra como esta. En 2020 Sony realizó una inversión estratégica de 250 millones de dólares en Epic Games y en 2021 participó en una ronda de financiación con 200 millones de dólares.

Gracias a esta entrada de capital Epic Games tiene ahora mismo una valoración de 31.500 millones de dólares, que se comparan con los 28.700 millones de dólares de 2021. A pesar de que durante los últimos años Epic Games ha recibido inversiones millonarias de múltiples empresas como Sony y Disney, así como de varios fondos de inversión que incluyen Ontario Teachers Pension Plan Board, BlackRock y Baillie Gifford, la compañía solo tiene un tipo de acciones en circulación y sigue controlada por su fundador y director general Tim Sweeney.

“Como empresa de entretenimiento creativo, estamos encantados de invertir en Epic para profundizar en nuestra relación en el campo del metaverso, un espacio en el que creadores y usuarios comparten su tiempo”, dice Kenichiro Yoshida, presidente y director ejecutivo de Sony. “Además, confiamos en la experiencia de Epic y en su poderoso motor gráfico para juegos, que junto a las tecnologías de Sony acelerará nuestras diferentes iniciativas, como el desarrollo de nuevas experiencias digitales para los fans en el ámbito deportivo y nuestra producción virtual”.

Cuando Sony habla de experiencias digitales deportivas se refiere al desarrollo de nuevas formas de contenidos y servicios digitales que combinan el mundo físico y el virtual para atraer a los forofos. En este sentido, Sony y el Manchester City ya tienen un acuerdo.

Por otro lado, es curioso que Sony hable de las bondades de Unreal Engine y no lo haga en el campo de los videojuegos, un terreno al que le debe gran parte de su existencia. Esto tiene sentido si tenemos en cuenta que muchos de los equipos de la red PlayStation Studios, incluyendo Naughty Dog (The Last of Us, Uncharted), Guerrilla Games (Horizon) e Insomniac Games (Ratchet & Clank: Rift Apart, Spider-Man) usan su propio motor gráfico. Incluso Kojima Productions recurrió a Decima, el motor de Guerrilla Games, para desarrollar Death Stranding.

Respecto a la inversión de Kirkbi Invest en Epic Games, tiene mucho sentido si tenemos en cuenta que la semana pasada Lego anunció un acuerdo con la compañía estadounidense para desarrollar en el metaverso un lugar donde los niños puedan jugar.

Categorías: Juegos