Brad Smith, presidente de Microsoft, confirma un acuerdo de 10 años con la compañía japonesa y habla de una futura alianza con otras plataformas.

A principios de diciembre, Microsoft reveló su intención de llevar la saga Call of Duty a las plataformas de Nintendo. Durante dicho anuncio, confirmó que el plan inicial era lanzar títulos de esta franquicia en consolas de la Gran N durante una década. Y, después de unas semanas sin más noticias al respecto, Brad Smith (presidente de Microsoft) confirmó a través de un tuit que han llegado a un acuerdo vinculante con Nintendo para, entre otras cosas, lanzar títulos de Call of Duty en sus consolas.

En la publicación de Smith, este relata que ambas compañías han negociado y firmado un acuerdo que les vinculará los próximos 10 años. En el mismo, mencionan a la franquicia Call of Duty como el principal activo de la alianza, señalando que la intención de ambos es que los jugadores de Nintendo reciban los títulos el mismo día que los de plataformas Microsoft. Además, también habla de “total paridad” en lo que se refiere a características y contenidos, razón por la que defienden que los usuarios de Nintendo podrán “disfrutar de Call of Duty igual que lo hacen los jugadores de Xbox y PlayStation”.

Microsoft Nintendo

El acuerdo menciona otros juegos y otras plataformas

En la publicación, el propio Smith hace mención a “llevar juegos de Xbox y títulos de Activision como Call of Duty”. Por ello, aunque se utilice la saga bélica como ejemplo y esta sea el principal activo del ejemplo, lo cierto es que la intención de ambas firmas es publicar juegos de Microsoft en plataformas de Nintendo. De hecho, no sería la primera vez que esto sucede ya que los usuarios de Switch han podido jugar en los últimos años a títulos como Cuphead o la duología de Ori.

Además, en el comunicado que extiende el texto del tuit, Smith menciona “otras plataformas de juego” entre las intenciones de futuro de la compañía. Así, señala que se comprometen a proporcionar a largo plazo un “acceso igualitario”, algo que hace referencia a su intención de lanzar los títulos de Call of Duty el mismo día y con los mismos contenidos en todas las plataformas. Con ello, esperan aportar “más opciones a más jugadores” y, por último, “más competencia al mercado de los videojuegos”, una de las principales razones por las que el acuerdo de compra de Activision-Blizzard no termina de cerrarse.