A comienzos del pasado mes de agosto, coincidiendo con el debut del Galaxy Note 20, Samsung desveló las primeras imágenes de la segunda generación de su buque insignia plegable, el Galaxy Z Fold2 (sin espacio). Ahora ha llegado el momento de su puesta de largo, confirmando unos detalles técnicos que lo sitúan en lo más alto del mercado. También un precio que para sorpresa de nadie no se aleja mucho del de la anterior generación, que era casi un ejercicio de exhibicionismo.


importantes si se examina con mayor detalle. Su pantalla exterior, diseñada para un uso convencional, posee ahora 6,2 pulgadas, por lo que es ligeramente más grande (aunque es realmente estrecha si se compara con otros móviles), mientras que el mecanismo de la bisagra ha sido convenientemente reforzado y rediseñado para evitar los problemas que tantos dolores de cabeza causaron a Samsung hace algún tiempo.

Una vez abierto, el Galaxy Z Fold2 muestra una pantalla de 7,6 pulgadas que ahora brinda refresco dinámico a 120 Hz. En juegos y películas alcanza la tasa más elevada, pero en texto y navegación web puede descender para reducir el consumo. A nivel físico, está formada por un panel AMOLED con vidrio ultrafino, todo ello cubierto por una pequeña película plástica para proteger el conjunto.

El resto de las especificaciones técnicas contemplan un chipset Snapdragon 865+ (el sitio de Samsung no aclara si habrá un Exynos para Europa), 12 GB de RAM, conectividad 5G y un sistema de cámara trasera triple en la parte trasera del dispositivo ligeramente revisado. Las cámaras frontales están perforadas en la pantalla exterior. Algunos mercados asiáticos recibirán una variante con 512 GB, que por desgracia no llegará a España.

Samsung ya tiene el Galaxy Z Fold2 en preventa, con un PVP de 2.009 euros en España. En esa tarifa se incluye un año de seguro Samsung Care+ con cobertura para un accidente.

Categorías: Noticias