Hace aproximadamente dos años Nvidia marcó un punto y aparte con el lanzamiento de la gama GeForce RTX, una familia de tarjetas que tenía el honor de ser la primera en acercar la tecnología de trazado de rayos al mercado de consumo. Hoy el equipo verde presenta su segunda generación, compuesta por las RTX 3070, 3080 y 3090. Ninguna de ellas trata de redescubrir la rueda, pero su arquitectura Ampere promete en palabras de Nvidia “el mayor salto generacional de una GPU” en la historia de la casa.

De acuerdo con la literatura oficial, las nuevas GeForce RTX 30 han sido rediseñadas a un nivel extraordinariamente granular. Los núcleos de procesamiento de ray tracing (RT cores), los núcleos Tensor para IA y los procesadores de streaming son nuevos, y si bien la ganancia en prestaciones brutas debería ser notable, es precisamente el trabajo realizado en los RT cores los que permitirán que, ahora sí, el uso de ray tracing a alta resolución deje de ser una quimera.

De forma pormenorizada, Nvidia asegura que el rendimiento de su procesamiento de shaders es 2,7 veces superior al de Turing, los núcleos RT mejoran lo presente en 1,7 veces y la potencia de los núcleos Tensor (muy involucrados en el trabajo DLSS) casi triplica la original. En suma, y usando el proceso de 8 nm desarrollado por Samsung, Ampere proporciona 1,9 veces más prestaciones por vatio que Turing.

Por si fuera poco, el uso de PCIe 4.0 permite que las tarjetas puedan realizar labores de descompresión vía DirectStorage en la propia GPU, una función para la que Nvidia ha trabajado con Microsoft con el propósito de descargar la GPU. Esta característica se explotará en equipos con unidades SSD NVMe.

Habrá que estar muy atentos a los benchmarks no oficiales, porque estaríamos hablando de una mejora que superaría de forma muy drástica el habitual incremento intergeneracional de entre el 20 % y el 30 %.

Las tarjetas: GeForce RTX 3070, 3080 y 3090

La gama inicial Ampere estará formada por tres tarjetas RTX bien diferenciadas. La primera y más asequible será la RTX 3070, que según Nvidia brindará mayores prestaciones que la actual RTX 2080 Ti. En medio se sitúa la 3080, que es en cualquier caso bastante inferior a la RTX 3090, que habita en otro estrato con un total de 36 TFLOPS para shaders, 69 TFLOPS para RT y 286 núcleos Tensor. Es un monstruo destinado a jugar a 8K con 60 FPS con la ayuda de DLSS.

La ficha técnica de cada tarjeta es la siguiente.

Todas ellas están equipadas con conectores HDMI 2.1. La GeForce RTX 3070 costará 499 dólares cuando salga a la venta en octubre. La intermedia RTX 3080, con 10 GB de memoria, tendrá un precio de 699 dólares y estará disponible el 17 de septiembre. Finalmente, la hiperbólica RTX 3090, con 24 GB de GDDR6X, costará 1.499 dólares y se podrá comprar a partir del 24 de septiembre.

Categorías: Noticias