Microsoft acaba de anunciar uno de los movimientos más importantes en la historia de la industria del videojuego: la compra de ZeniMax Media, matriz de Bethesda Softworks por 7.500 millones de dólares (6.300 millones de euros) que han sido abonados en efectivo. Con esta compra, que se anuncia una día antes de que se ponga en marcha la campaña de reservas de Xbox Series, Microsoft da un enorme empujón a Xbox y Xbox Game Pass.

Con esta adquisición Microsoft se hace con la exclusiva de las siguientes franquicias: The Elder Scrolls, Fallout, Wolfenstein, Doom, Dishonored, Prey, The Evil Within y Quake, Rage, así como el juego aún no lanzado Starfield, Ghostwire: Tokyo y Deathloop. Por su parte, Xbox Game Studios se amplía con la incorporación de los siguientes ocho equipos: Bethesda Game Studios, id Software, ZeniMax Online Studios, Arkane, MachineGames, Tango Gameworks, Alpha Dog y Roundhouse Studios. Además, Microsoft se hace con la tecnología de idTech.

Los grandes beneficiados de esta compra serán los suscriptores de Xbox Game Pass, que a partir de hoy tendrán disponibles todos los juegos desarrollados por Bethesda Softworks desde el día de su lanzamiento. Además, próximamente los títulos ya disponibles deberían incorporarse al servicio.

Categorías: Noticias