Microsoft ha anunciado que DirectStorage, una de las tecnologías clave de Xbox Velocity Architecture, la arquitectura que en Xbox Series X permite mejorar la transmisión de activos y el uso efectivo de la memoria, estará disponible para Windows PC mediante una API que se integrará en DirectX 12 Ultimate. Nvidia dará soporte a DirectStorage con RTX IO, una tecnología presente en las nuevas GeForce RTX Serie 30.

El avance de los SSD NVMe ha permitido a los jugadores de PC tener a mano unidades de almacenamiento que ofrecen un ancho de banda muy superior al de los viejos discos duros. Hemos pasado de decenas de megabytes por segundo a varios gigabytes por segundo. De forma paralela, en los juegos ha aumentado el número de datos a cargar y la forma de hacerlo. Antes se hacían pocas solicitudes de I/O (entrada/salida), pero ahora el proceso ha mejorado y los activos como las texturas se dividen en trozos que solo se cargan cuando son necesarios.

Este enfoque es más eficiente pero genera una gran cantidad de solicitudes de I/O, 35.000 en una unidad de 2,4 GB/s (como la de Xbox Series X), que las actuales API no pueden soportar, formando un cuello de botella que impide aprovechar todo el ancho de banda de las nuevas formas de almacenamiento. Ahí es donde entra el sistema I/O DirectStorage, una API que será compatible con unidades NVMe. Según Microsoft, la API mejorará la experiencia de juego en dos grandes áreas: reducción de los tiempos de carga y juegos más detallados y expansivos.

Además de poder administrar decenas de miles de solicitudes I/O, DirectStorage optimiza el proceso de descompresión de los datos para llevarlos a la GPU y que esta pueda renderizarlos. En el caso de Nvidia, aquí es donde entra en acción RTX IO, una tecnología que “descarga el equivalente al trabajo de docenas de núcleos CPU a la GPU RTX, mejorando las tasas de cuadros por segundo y mejorando los tiempos de carga”.

Para que los jugadores de Windows PC con un NVMe compatible puedan probar las mieles de DirectStorage aún pasará un tiempo. Actualmente Microsoft se encuentra trabajando en terminar de diseñar y desarrollar la API, y su objetivo es mostrar un avance a lo largo del próximo año. Un tiempo que posiblemente AMD, socio de Microsoft en la construcción de Xbox Series X, aprovechará para presentar la línea de tarjetas gráficas Big Navi y lanzar su propia versión de RTX IO.

Categorías: Noticias